Bruno Hernani, Artist

Return to My Blog

En su afán de explorar el mundo y preguntarse sobre el origen del Universo, el ser humano ha interpretado la realidad de acuerdo a sus observaciones y a su experiencia. Se cuestiona lo que lo rodea, surgen preguntas con muchas respuestas, y a su vez respuestas que llevan a más preguntas. El conocimiento se percibe como interminable, se desea saber cada vez más, y constantemente se encuentran vínculos, muchas veces inesperados, que a la vez son valiosos para el ser humano y para su entendimiento del mundo. Es así que en ese viaje y búsqueda, la ingeniería y el arte se encuentran para comprender más el entorno y así enriquecer el conocimiento desde una visión interdisciplinaria en un mundo que viaja a través del Universo. La ingeniería y el arte son parte de ese viaje, donde ambas disciplinas evolucionan de acuerdo a sus antecedentes y a condiciones presentes.

 

La ingeniería es una profesión que se centra en la aplicación de la ciencia, donde se une la teoría y la práctica bajo principios teóricos para crear dispositivos, sistemas y estructuras para el uso humano y que además afectan la vida, la salud y el bienestar de la sociedad. La ingeniería tiene que constantemente resolver problemas a través del ingenio y la creatividad con el conocimiento extenso de la teoría para llegar a las decisiones más acertadas, e idealmente favorecer a la sociedad, el medio ambiente y la economía. Mientras tanto, el arte es una profesión que se enfoca en la creatividad y la expresión para transmitir un mensaje a la sociedad. El arte usa un sin número ilimitado de medios de expresión para que puedan ser captados por los sentidos e interpretados por la mente y el espíritu. Si bien es cierto, el arte tiene mucha teoría, métodos y conceptos, también tiene la independencia y la libertad de expresar. El arte permite jugar con la realidad, tratarla como real o no es la decisión del artista, y el observador la interpretará de acuerdo a su realidad.

 

Los mensajes de las dos disciplinas son claros en teoría y muchas veces en su aplicación, pero el mundo natural y el Universo se comunica sin etiquetas. Los seres humanos son los que etiquetan, definen e interpretan esos mensajes. Es importante tener en cuenta que asignar definiciones y etiquetas a las cosas es relevante para salvaguardar la integridad de la sociedad y el medio ambiente. Sin embargo, una visión integral es necesaria para maximizar los beneficios que la ingeniería y el arte ofrecen. Si Leonardo da Vinci, uno de los ingenieros y artistas más reconocidos de todos los tiempos estuviera vivo, en la actualidad, seguro que estaría de acuerdo con una definición integrada de ambas disciplinas. Fritjof Capra en su libro “La Ciencia de Leonardo“ describe la síntesis del artista y la relación con la ciencia y creación según Leonardo da Vinci. Para Leonardo habían tres importantes características del artista, las cuales eran el arte (antiguamente referido como habilidad), la ciencia (relacionada al conocimiento y la teoría) y la fantasía. Esta última característica se refiere a la imaginación creativa del artista, dándole un estatus de creador a la persona que practicaba esta disciplina. Esta percepción del Leonardo es integral y sistémica, reconociendo las diferentes dimensiones, no solo del artista pero del ser humano en general.

 

A medida que el mundo avanza, las visiones integradas del ser humando y del Universo son más aplicadas por distintas disciplinas. La forma de pensar del ser humano a ido evolucionado desde una perspectiva mecánica, hacia una visión holística y universal. La relación ingeniería y arte forma parte de la red del conocimiento que se expande y se extiende a través del espacio y tiempo. Cuando miramos al espacio infinito, el Universo nos habla y nos muestra que todas las fuerzas están conectadas. El ser humano forma parte de esa conexión y tiene la capacidad de interactuar con el Universo donde la ingeniería y arte son vistas como prácticas que se complementan entre si y, a su vez, se vinculan con otras disciplinas. Como seres humanos quizás estemos relacionados con una sola disciplina, pero eso no nos impide pensar más allá y encontrar semejanzas con otras formas de ver el mundo, desarrollando una visión integrada y en armonía con el Universo, el mundo y la naturaleza. Nikola Tesla, uno de los más grandes inventores y propulsor de la corriente alterna, hace referencia a nuestra conexión con lo ilimitado, para Tesla cada ser viviente no solo está afectado por su ambiente inmediato, sino también por la influencia externa que se extiende a la distancia infinita. Es así, que personajes importantes de nuestra historia nos muestran una visión integral de las ciencias y la creación y, nos hacen ver la capacidad multidimensional del ser humano.

 

Al abrirnos más a un Universo integrado, la ingeniería se extiende para diseñar soluciones y resolver problemas de infraestructura, medio ambiente, recursos naturales, pobreza, salud y muchos otros temas importantes para el ser humano y el planeta en donde vive. Reconocer una integración es importante porque es ahí donde se pueden aplicar soluciones integradas donde no solo se beneficia un sector o un área especifica, sino un grupo humano que se desarrolla bajo una misma visión. ¿Pero cómo el arte se relaciona con esto? La ingeniería puede aprender cada vez más del arte, fomentando la creación sin límites de relaciones y conexiones entre soluciones. La práctica del arte para la ingeniería puede ayudar a experimentar diferentes formas de pensamiento y jugar con la realidad para encontrar soluciones a problemas que quizás antes eran impensados. La ingeniería puede aprender a experimentar y romper la realidad como lo hace el arte para encontrar nuevas configuraciones que estén en armonía con una nueva realidad, respetando estándares y protegiendo la salud y bienestar de la sociedad. Además, desarrollar soluciones sustentables donde el medio ambiente, la economía y la sociedad estén equilibrados en el presente y el futuro.

 

El arte a su vez, aprende de la ingeniería ya que utiliza elementos tangibles y prácticos que sirven para crear y llevar un mensaje al exterior. Estos elementos pueden ser tecnología para crear pintura, escultura, poesía, música y otras formas de expresión. Tecnologías nuevas e innovadoras siempre se están creando para desarrollar mejores pinceles, instrumentos musicales, materiales para la escritura y el para el dibujo y así un sin número de tecnologías disponibles para el arte, de las cuales son el resultado de la ingeniería en sus diferentes formas. La configuración de estos elementos tangibles es igualmente importante. Por ejemplo, como se instalan y se ensamblan para que una escultura no colapse, o para que no se contamine el medio ambiente. Existe mucha ciencia e ingeniería detrás de muchos de los elementos que el utiliza arte, y esto demanda mucha responsabilidad por parte de la práctica artística.

 

El Universo se comunica y nos muestra la importancia de la configuración en el arte y la ingeniería, y quizás nos quiere decir más pero todavía no estamos en la capacidad de entenderlo. Al parecer la energía ilimitada del Universo se mueve para crear configuraciones armoniosas como si supiera por donde ir. Matila Ghyka en su libro “La Geometría del Arte y la Vida” describe la percepción de la creación de acuerdo a Platón, y cómo para él el cosmos estaba armoniosamente estructurado por proporciones basadas en números. La relación de números y belleza a la que se refería Platón había evolucionado de la escuela Pitagórica, la cual nos dice que todo está configurado de acuerdo a números. Quizás esa sea una respuesta del porque nos maravillamos con la belleza de la creación en diferentes formas naturales como con las espirales logarítmicas parecidas a los caparazones de organizamos marinos, los cristales de nieve o los fractales en la naturaleza (patrones repetitivos en un mismo organismo). Estos son ejemplos de como el Universo nos muestra la conexión entre la ingeniería y el arte, e incluso con otras disciplinas, siendo el resultado la belleza, la creación, y la vida misma, las cuales podrían ser vistas como obras maestras.

 

Se habla mucho de la creación en la ingeniería y el arte. Es una característica que las dos disciplinas comparten y es un punto de partida para entender la integración de estos dos puntos de vista aparentemente diferentes. El Universo crea y al crear nos conectamos y nos hacemos parte del mismo Universo. Nos enlazamos y hacemos más conscientes de nuestro entorno debido que tenemos más acceso a otras formas de ver el mundo. La relación entre ingeniería y arte tiene la habilidad de conectarnos con esa energía creadora universal y consciente durante el proceso creativo. Es en ese camino que la ingeniería busca sensibilizarse y ser más consciente de su entorno y crear elementos que estén más en armonía con el mundo. De la misma manera, el arte muestra el camino para recorrer y conectarnos con nosotros mismos y también con el entorno. Al practicar la creatividad dentro de la ingeniería y el arte automáticamente estamos integrando las dos disciplinas, resolviendo problemas y proponiendo soluciones que a las vez enriquecen el conocimiento desde una visión integral.

 

El impacto de esta integración y el ser consciente del entorno son claves para generar un mejor impacto en la vida del ser humano y el planeta, donde todos se beneficien y evolucionen bajo una misma visión de vida. Thich Nhat Hanh maestro Zen nos dice en su libro “Sintiendo la Paz: El Arte de Vivir Conscientemente “ que al tocar cualquier cosa que existe con una consciencia profunda, esa consciencia nos permite tocar todo lo que existe. Mientras la ingeniería y el arte se desarrollen con una visión integral y una consciencia despierta, su impacto será más valioso y tendrá la habilidad de resolver, ayudar, colaborar y transmitir mensajes a la sociedad que trasciendan de una manera positiva en la evolución del ser humano.

 

Bibliografía • Fritjof Capra. (2007). The Science of Leonardo: Inside the mind of the great genius of the Renaissance. New York: Doubleday. • Matila Ghyka. (1977). The Geometry of Art and Life. New York: Dover Publications. • Thich Nhat Hanh. (2005). Touching Peace: Practicing the Art of Mindful Living. Berkeley, California: Parallax Press.


my . artist run website